Aporocactus: Especies, Cultivo y Cuidados

Especies, Cultivo y Cuidados de los aporocactus

El nombre “Aporocactus” viene del griego para “Cactus que no es penetrable”. Este género se ha unificado recientemente en Disocactus. El Aporocactus se cultiva en Europa desde finales del siglo XVII.

El Aporocactus es un género de cactus epifitos de las altas mesetas de México. De manera silvestre, crecen en árboles o rocas. En el cultivo, las macetas de cactus estándar son adecuadas para cultivarlos, pero se ven mejor en canastas o cestas. Los aporocactus se propagan por esquejes.

No tolerarán ninguna helada o climas fríos. Tienden a desarrollarse en la sombra, se ponen amarillos y se atrofian si reciben demasiado sol.

La floración del Aporocactus comienza en los inicios de la primavera. Las flores son grandes, de 2 pulgadas de largo (5 cm), duran varios días, y son polinizadas por los colibríes.

Especies de aporocactus

Este género cuenta hoy en día con una sola especie: Aporocactus moennighoffii, las demás especies aquí listadas forman parte ahora del género Disocactus.

  1. Aporocactus conzattii sinónimo de Disocactus martianus
  2. Aporocactus flagelliformis sinónimo de Disocactus flagelliformis 
  3. Aporocactus flagelliformis var. leptophis sinónimo de Disocactus flagelliformis 
  4. Aporocactus flagriformis sinónimo de Disocactus flagelliformis 
  5. Aporocactus leptophis sinónimo de Disocactus flagelliformis 
  6. Aporocactus mallisonii sinónimo de Disocactus Smithii
  7. Aporocactus martianus sinónimo de Disocactus martianus
  8. Aporocactus martianus var. conzattii sinónimo de Disocactus martianus
  9. Aporocactus moennighoffii sinónimo de Disocactus Moennighoffii
  10. Aporocactus williamsonii sinónimo de Disocactus Moennighoffii

Las plantas del género Aporocactus son cactus caracterizados por sus numerosos y largos tallos que generalmente tienen lóbulos rastreros que descienden suavemente de los floreros, creando un maravilloso efecto de cascada. Cada tallo está cubierto con costillas muy ligeras, de modo que la apariencia es casi como la de un cilindro normal. 

Las espinas son pequeñas, numerosas, blanquecinas y en su mayoría blandas. Las flores son grandes, con muchos pétalos largos y estrechos que se abren entre mayo y julio. Son de colores vivos, generalmente rosas, fucsias o rojas, con estambres amarillos que sobresalen en el centro, la mayoría de estos cactus son ahora parte de la categoría Disocactus.

Cuidados del Aporocactus

El género aporocactus se diferencia notablemente de otros géneros de cactáceas, se caracteriza por tener  tallos gruesos de color verde, con un aproximado de 90 cm de largo, que una vez llegan a la maduración, caen como largas colas. Como la mayoría de los cactus, posee una cubierta de espinas diminutas. Estos requerirán cuidados ajustados a su forma colgante.  Aquí te explicamos a detalle sobre este grandioso cactus.

Luz y temperatura 

La ubicación de la planta influirá cómo vaya a desarrollarse, florecer y, por lo tanto, deleitar a sus dueños. Estos cactus aprecian mucho una dosis de luz extendida , pero no les gusta estar bajo la luz directa del sol. Los cultivadores recomiendan conservar el aporocactus en ventanales situados en dirección al este u oeste de la habitación, es la dirección más beneficiosa. De ser imposible cumplir con lo anterior, deberá suministrarle de sombra y la iluminación adecuada de manera artificial.

En ambientes frescos, los aporocactus no ocuparan de luz en mucha cantidad. No obstante, cuando tiene lugar el desarrollo de los retoños, la luz se requerirá en mayor medida. Una buena alimentación solar es garantía del óptimo crecimiento de un aporocactus.

Deben permanecer en un rango de temperatura aproximado de  20 a 25°C grados en las estaciones de primavera y verano. Priorizando mantenerlos al aire libre, pero alejarlos de la luz solar directa. En el estadio final de otoño e invierno, este cactus necesitará un reposo, para ello procure una temperatura de 8 a 10°C grados.

Riego y alimentación

Regar las plantas consiste en un principio básico, y el aporocactus no escapa a ello. Sin embargo, existen ciertas particularidades con este género.

Una vez se entre al estadio otoño/invierno, regar estos cactus solo debe ocurrir una vez la tierra se seque en su totalidad. Algunos floricultores tienen la idea que a partir de otoño e incluso hasta el inicio de la época de desarrollo, es inconcebible siquiera empapar la tierra.

Cuando ocurra la primavera, hay que garantizar  que el fondo de la maceta esté siempre un poco mojado y, una vez de inicio el desarrollo activo, regarlo con suficiente periodicidad, pero hay que asegurarse de no almacenar mucha humedad. El fondo tiene que estar un poco humedecido.

El agua empleada por irrigación es la más recomendada, debe ser cuidadoso (simule la lluvia). Un gran número de aficionados a los aporocactus tiende a almacenar el agua de la lluvia, pues estiman que es la más idónea para su riego.

Suelo y Trasplante

La tierra ideal para un aporocactus es una mezcla de hojas, turba y arena (preferiblemente de río) tomada en proporciones iguales. Sin embargo, existen más elecciones, por ejemplo las mezclas empaquetadas, fabricadas especialmente para los cactus. Se puede adquirir en cualquier floristería. 

Para que tu cactus este en un ambiente agradable, procura mantener la tierra ligera y suelta, ligeramente humedecido, bien drenada, con un nivel de pH neutro o un poco ácido.

En cuanto al trasplante, este género tiene un sistema de raíces bastante frágil, es por ello que al momento de cultivarlos es preferible escoger macetas con muy buen drenaje, que no sean muy hondos, pero que a su vez la maceta cuente con un amplio diámetro.

Los cactus se trasplantan jóvenes, y esto será necesario repetirlo año tras año. Un aporocactus ya maduro también se sujeta a esta práctica, pero más espaciado en el tiempo (cada tres años) o en el momento que sea necesario, por cuestiones de espacio, es decir, una vez que las raíces ya han copado toda la maceta. Por ser de raíces débiles, al momento del trasplante se realizará junto al terron completo, para evitar cualquier infortunio.

Reproducción del Aporocactus

Este cactus puede reproducirse no sólo por esquejes (todos suelen creer que es el unico metodo), sino también con la ayuda de semillas. 

La reproducción por esquejes de este tipo de cactus se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • Cortar el tallo largo en trozos de 7-8 cm y secarlos durante 7 días. Es recomendable  que corten secciones sólo de la parte superior de los retoños.
  • Cada parte se coloca en tierra arenosa de turba preparada, procurando que permanezcan en una temperatura de 20 a 22 °C, y luz por lo menos 10 horas.
  • Cuando los esquejes ganen un poco de fuerza necesitarán macetas separadas.

Plagas o enfermedades del Aporocactus

Este género de cactus peculiar también tiene sus rivales, como todas las plantas. Veamos qué plagas atacan a estos colgantes:

Cochinillas

Estas se proveen con la savia del cactus, y su existencia se manifiesta por la aparición de marcas amarillentas como marchitas y una especie de telaraña muy fina y blancuzca. Tratar con insecticidas.

Nematodos

Realmente, gusanos tan diminutos que son imperceptibles al ojo humano, promovidos por entornos constantemente humedecidos. El riesgo de estos nematodos, es que desencadenan la liberación de elementos nocivos para la planta, pues obstruye los tejidos. La mayoría de las veces, la planta no puede ser salvada.

Hongos 

Regar tu aporocactus de manera excesiva aunado a un clima frío en el cuarto, aumenta los riesgos de una manifestación fúngica. Uno de los más frecuentes es la descomposición de las raíces. Es bastante riesgoso debido a la dificultad por no decir casi imposible la detección temprana del mismo, ya que el estado del tallo en la base debe ser comprobado periódicamente.

Es complicado tratar la pudrición de la raíz, pero a diferencia con los nematodos hay más posibilidades de salvar la planta. Para ello se requerirá que cortes los tallos que estén en comprometidos con el hongo y al resto de la planta sana rociala con algún fungicida.

Aprende más sobre el cuidado de los Aporocactus: