Acanthocalycium: Especies, Cultivo y Cuidados

Es un género de especies de cactus decorativos conocidos por sus flores abundantes y coloridas. Pertenece a la familia Cactaceae y es nativo de la región húmeda del norte de Argentina, Sudamérica principalmente en la provincia de Córdoba.

La Acanthocalycium fue descubierta originalmente por el Horticultor Backeberg en el año 1935, comprendiendo a doce (12) especies diferentes:

  1. Acanthocalycium aurantiacum,
  2. Acanthocalycium brevispinum,
  3. Acanthocalycium catamarcense,
  4. Acanthocalycium chionanthum,
  5. Acanthocalycium glaucum,
  6. Acanthocalycium griseum,
  7. Acanthocalycium klimpelianum,
  8. Acanthocalycium peitscherianum,
  9. Acanthocalycium spiniflorum,
  10. Acanthocalycium thionanthum,
  11. Acanthocalycium variflorum
  12. Acanthocalycium violaceum.

Con el paso de los años, todos los miembros del género Acanthocalycium fueron trasladados al de Lobivia, seguido por el de Echinopsis, donde la mayoría ha permanecido hasta el día de hoy, sólo para que tres especies regresaran al género Acanthocalycium; el de Acanthocalycium ferrarii, Acanthocalycium klimpelianum, y Acanthocalycium spiniflorum.

Las razones detrás de los argumentos para su reclasificación, se deben a que las flores de este género son muy similares a las de Echinopsis en que tienen espinas y lana en las areolas y suelen ser grandes. Estas plantas se describen con formas globosas a ligeramente alargadas, con tallos espinosos con numerosas costillas y flores rosadas, blancas y rojas en forma de embudo y en forma de campana que se abren durante el día.

Los cactus del género Acanthocalycium son especies ornamentales que se aprecian tanto por el encanto de sus colores como por sus numerosas floraciones. Se alargan más a medida que crecen, pasando de esferas casi perfectas a formas más elípticas. A lo largo del tallo hay numerosas costillas, hasta 19-20 en plantas adultas, con grandes areolas espinosas y esponjosas que nos ayudan a distinguirlas de otros cactus.

Son de color gris verdoso con matices que tienden al amarillo. Las espinas son más oscuras en la base y tienden a ser plateadas en la punta. Cuando la planta es joven el color es más vivo y marcado. La belleza de estas plantas, sin embargo, tiene que ver con las grandes flores que produce en abundancia.

La floración comienza en primavera y continúa durante todo el verano: en la parte superior del Acanthocalycium es fácil notar los tubos florales de los que florecen las grandes campanillas de colores vivos, generalmente amarillos o rojos, o de tonos delicados que van del rosa al púrpura, según la variedad elegida. Sólo las plantas con más de tres años producen flores, este es el tiempo que necesitan para alcanzar su plena madurez.

Cuidados de los Acanthocalycium 

Floración

El género Acanthocalycium es conocido por sus floraciones. Estos cactus comienzan a florecer en primavera y continúan floreciendo hasta el verano.

Los notables tubos florales crecen sobre los cactus. De estos tubos florales o cálices espinosos florece la flor. La flor en sí es bastante grande y tiene forma de campana o embudo. En cuanto al tamaño, es 2″ pulgadas de largo y hasta 1,6 pulgadas de diámetro.

Contempla el magnífico proceso de floración de los Acanthocalycium en el siguiente vídeo:

Luz y temperatura

El Acanthocalycium, como muchos otros cactus, ama el sol. Colóquelos en un área que reciba sol durante todo el día, en un ambiente aireado.

Colóquelos en sombra parcial en los meses más calurosos. La temperatura mínima adecuada para las plantas Acanthocalycium es de 7°C, si la temperatura cae por debajo de los 7°C, puede dificultar el crecimiento del cactus.

Si se encuentra en un lugar frío, asegúrese de que su planta de Acanthocalycium esté en un ambiente protegido.

Riego y alimentación

El género Acanthocalycium es tolerante a la sequía, lo que lo hace adecuado para el xeriscape. Las plantas de Acanthocalycium tienen necesidades moderadas de riego y necesitan ser regadas cada tres o cuatro días en el verano.

  • Asegúrese de no regar en exceso, ya que puede dañar las raíces.
  • En invierno, reduzca el riego a una vez por semana o más. Una vez más, evite regar en exceso.
  • Espere a que la tierra esté casi completamente seca antes de volver a regarla.
  • Use un fertilizante balanceado y alimente al cactus por lo menos una vez al mes durante la temporada de crecimiento de mayo a octubre.

Suelo y Trasplante

  • Las especies de Acanthocalycium prosperan en suelos bien drenados.
  • La replantación se realiza mejor al principio de la temporada de crecimiento (primavera) o en el verano.
  • Replantar cuando la tierra esté seca.
  • Golpee suavemente la maceta para aflojar las raíces y luego retírela suavemente.
  • Remueva la tierra vieja y las raíces muertas con una mano suave. Vuelva a colocar la planta en una maceta nueva y rellénela con tierra para macetas.
  • Deje la planta seca durante una semana y luego riegue ligeramente para evitar la pudrición de las raíces.

Mantenimiento

El Acanthocalycium es un cactus de bajo mantenimiento, lo único que hay que tener cuidado es no regar en exceso y usar tierra bien drenada.

Reproducción o propagación de Acanthocalycium

A partir de semillas:

El crecimiento de los cactus a partir de semillas puede ser emocionante, a medida que observas cómo las pequeñas plántulas cambian su apariencia rápidamente. Observar los cambios es divertido y una experiencia de aprendizaje mientras siembra semillas y cultiva plantas maduras.

  • Los contenedores de siembra de semillas deben estar limpios
  • Una maceta de arcilla o floral poco profunda o incluso una bandeja de plástico funcionará como un contenedor de siembra de semillas.
  • Cualquiera que sea el tipo de contenedor seleccionado para plantar semillas – DEBE estar completamente limpio.
  • Las semillas de Acanthocalycium germinan mejor a una temperatura constante de alrededor de 26° C.
  • La germinación exitosa es posible a temperaturas alrededor de 21° C, especialmente si las temperaturas varían entre 21° – 29° C.

Plagas o enfermedades de la Acanthocalycium

El Acanthocalycium es susceptible a la pudrición de las raíces cuando se deja en el agua durante períodos prolongados en un clima húmedo.

En cuanto a las plagas, los cactus Acanthocalycium son vulnerables a los ataques de pulgones, chinches harinosos y mosca blanca.

Si observa una infestación, trátela con la opción menos tóxica lo antes posible para evitar que la situación empeore.

Aprende más sobre el tratamiento de los hongos en los Acanthocalyciums en el video de los amigos de GYG-Cactus:

Usos sugeridos de la Acanthocalycium

Las diversas especies de Acanthocalycium son más conocidas por sus bonitas y coloridas flores. Por lo tanto, hacen de plantas decorativas excelentes y perfectas para un jardín de ventana.